domingo, 20 de septiembre de 2015

Las Fiestas de 1932 y 1935

 
 
  

 
 "ALGEMESI.- Momentos antes de entrar la imagen de la Virgen de la Salud en el templo.- (Foto Cirugeda.)"
 
 

 

   La entrada de la Procesión en 1935, en una fotografía que ilustraba la crónica publicada en El Siglo Futuro, periódico Tradicionalista de Madrid. El autor de la crónica, Agustín Fontana, secretario de la Juventud Tradicionalista de Algemesí, publicó algún artículo sobre temas de Algemesí en este diario, a veces bajo pseudónimo.
   Reproducimos la crónica de estas últimas fiestas antes de la guerra:
 
   "En los días 6, 7 y 8 del corriente mes se han celebrado los festejos en honor de la Santa Patrona de Algemesí, la Virgen de la Salud, en medio del mayor entusiasmo.
   Comenzaron el viernes, primero de los indicados días, con desfile de la banda de la villa y concierto nocturno, en la plaza Mayor. A las doce de esa noche dio principio el popular retorn. Apenas  amaneció el siguiente día fueron echadas al vuelo las campanas, haciéndose más tarde la tradicional plega, amenizada por la expresada banda de música, la de Picasent y los dulzaineros.
   A las nueve de la noche salió la procesión de la Santísima Virgen de la Salud, desde la capilla del Hallazgo. Fue un momento culminante la aparición de la hermosa imagen en la puerta del templo. Todos se arrodillaron fervorosamente hasta que una ovación cerrada rompió el fervoroso silencio.
   Las madres levantaban en el aire a sus pequeñuelos para que vieran mejor a su Morenita querida. Abrían marcha los típicos bailes; a continuación seguía la Cruz; tras ella, en larguísimas filas, los fieles, con cirios, que custodian a su Madre y Patrona hasta la capilla donde fue hallada el año 1247, y, por último, la Virgen, conducida a hombros de jóvenes que se disputan ese honor, y las mujeres devotas.
   El edificante traslado terminó a hora muy avanzada de la noche, entre incesantes aplausos. La banda de Picasent dio un concierto, que culminó con la quema de artísticos fuegos de artificio.
   El domingo 8, después de la Misa solemne en la capilla del hallazgo, tuvo efecto una nueva procesión de traslado, con Misa mayor a gran orquesta, en la Parroquia, y con sermón, a cargo del señor arcipreste de Enguera, don José Aparicio. Por la tarde, tras de otros amenos festejos, se celebró la gran procesión general, con todos sus magníficos y polícromos adornos típicos, y entre una explosión de fe incomparable. Por todas partes de oían gritos de: ¡Viva la Virgen de la Salud! ¡Viva nuestra Morenita! ¡Viva nuestra Patrona! ¡Viva la patrona del requeté de Algemesí!.
   Vivas que eran contestados con atronador coro de vítores y palmadas.
   No es posible darse una idea por este ligero relato de lo que han sido estas fiestas religiosas.
   Virgen de la Salud, Tú eres nuestro norte, nuestro guía nuestro amor, nuestro consuelo, nuestra esperanza y nuestro orgullo.
 
AGUSTÍN FONTANA"
 
   (El Siglo Futuro, 18 septiembre 1935. Biblioteca Nacional.)





   Por otra parte, en 1932 no se celebró la Procesión. Tampoco se celebraron procesiones en otros pueblos, en algunos lugares se hizo procesión claustral, y las fiestas patronales se redujeron a los actos religiosos celebrados en el interior de las iglesias.
   Así lo contaba la prensa:

   "ALGEMESÍ.
   LAS FIESTAS DE LA VIRGEN
   Este año se han limitado las solemnes fiestas que otras veces se celebraban en honor de la Virgen de la Salud, patrona de esta villa, a las funciones religiosas en el interior del templo, funciones que por cierto, han sido brillantísimas.
   Ayer tarde se congregó en la anchurosa iglesia parroquial un concurso grandísimo de fieles, hasta el punto de llenarla por completo y quedarse mucha gente en la plaza sin poder entrar.
   Durante esta función los vítores a la Virgen y el entusiasmo fueron cosa verdaderamente impresionante y demostración del fervoroso catolicismo de la inmensa mayoría del vecindario.
   Por primera vez, después de muchísimos años, no hubo procesión con sus clásicas danzas entre las cuales destacábase la de los tornechants, ni castillo de fuegos de artificio, ni conciertos musicales, ni ninguno de aquellos festejos que alegraban a esta villa durante las fiestas a la Virgen de la Salud.
   Ocioso es decir que casi todo el vecindario se muestra muy contrariado porque no se haya podido dedicar a la Patrona e programa de festejos de otros años."

(Las Provincias, 9 de septiembre de 1932. Ministerio de Cultura.)


   No hay fotografía, que sepamos, de estas fiestas... 
 
 
 
 


No hay comentarios: